Eleva Tu Fe

Cree, lucha y esfuérzate por alcanzar las promesas de Dios para tu vida.

Así como renovamos las fuerzas. No hay duda que tenemos fe, cada uno tiene su medida personal, la cuestión es saber si tenemos la valentía para activarla, porque muchas veces, el miedo nos detiene.

Siento temor a las alturas, pero he vivido experiencias en las que he tenido que vencerlo.

Gracias a Dios, mi trabajo no depende de vencer ese temor, pero sí debo concentrarme en vencer los temores que podrían impedirme emprender los retos que Dios pone en mis manos.

Lo mismo sucede en todas las áreas. Eso es lo que identifica a los campeones: enfrentar y vencer sus temores para lograr aquello en lo que creen.

Luego de años en el desierto, cuando se levantó una generación que finalmente conquistaría la Tierra Prometida, Dios le pidió a Josué que fuera valiente y se esforzará.

No le dijo que creyera porque era evidente que tenía fe. ¡El pueblo de Israel creía en la promesa del Señor desde el tiempo de Abraham! Pero no habían podido entrar en esa tierra porque les faltaba el valor para luchar por ella. Pero finalmente Josué tuvo la fe con pantalones para lograrlo.

La fe necesita valor. Sé valiente, tienes fe, ¡ahora necesitas el coraje para realizar tu hazaña!